La Liga Palentina es una de las ligas federadas de la Asociación Liga Española de la Educación y la Cultura Popular (LEECP).
La LEECP es una ONG de carácter no lucrativo, que tiene como fines principales el apoyo a la educación para todos, basada en una escuela pública de calidad, laica, solidaria y de ciudadanía.
La Liga Palentina se creó en junio de 2008 por un grupo de personas relacionadas con la educación y empeñadas en transmitir a la sociedad palentina la necesidad de apoyar la escuela pública, como instrumento fundamental para la creación de una sociedad plural y solidaria, que integre sin exclusiones a todas las personas por igual dentro de un espíritu de laicidad y solidaridad.

sábado, 29 de diciembre de 2012

Ese hombre de blanco y negro


Publicado por RAMIRO CURIESES RUIZ, Presidente de la Liga Palentina de la Educación, en CARRIÓN. 29.12.12
Cada mañana era un motivo de esperanza en su vida; a pesar de no haber sido afortunado soñaba continuamente con un mundo mejor. Optimista y pesimista al mismo tiempo, no era capaz de desterrar definitivamente al miedo de su vida. Decía que el miedo es una emoción irremediablemente humana. Una vez le oí decir que habíamos decidido sustituir los sueños de nuestras vidas por el placer de dormir y casi sin darnos cuenta estábamos adormilados de día y noche. Maestro de vocación y profesor por accidente entendía la vida como un ejercicio constante de búsqueda y superación. El tropiezo con los otros, la mirada directa a los ojos de las personas, la voluntad de perdonar y especialmente el deseo de solidarizarse con las causas injustas habían hecho de él una persona más sensible que racional. Mil veces se le había caído la esperanza en trozos, pero siempre la construía de nuevo.
Era su gran día. Después de impartir más de mil conferencias y haber viajado por medio país, se enfrentaba por primera vez, en un gran paraninfo, a una ciudadanía ávida de expectación, pero también preocupada por el cariz que habían tomado los últimos acontecimientos. Una dificultad que él consideraba importante era aquella que desfilaba por su mente y que no era otra que la de situarse enfrente de la gente que le había visto nacer, crecer y vivir.
Todo estaba dispuesto para el gran discurso, quizás su última conferencia en la ciudad que le dio la luz. Había una mezcla de curiosidad, atención y latencia  que atravesaban los muros del recinto. Eso le hacía sentirse importante al mismo tiempo que responsable.
Por fin tomó la palabra y reproduzco literalmente lo que aquel hombre de blanco y negro nos comunicó:
“Querida, estimada y comprometida ciudadanía. Ha llegado el momento de soñar, de soñar con todo aquello que nos libere de esta opresión humana. Empezaré diciendo que jamás abandoné la militancia en la utopía como forma de vida por entender que únicamente desde la ilusión objetiva se puede construir un mundo más humanitario. Estamos a punto de permitir que nos hipotequen el futuro sin tener asegurado el presente. Sueño con la erradicación de la hipocresía en la vida de las personas, especialmente de aquellas a quienes les hemos dado poder y tienen la obligación de gobernar el mundo que no es suyo sino de todos. La mentira es la gran fábrica de la desigualdad e inmoralidad que habita de norte a sur sin ponerle fronteras con radares de vigilancia extrema. La falsedad tiene la habilidad de disfrazarse de otras muchas formas. Sus caras son ilimitadas. Sueño con la posibilidad de dotar genéticamente a la especie humana del cromosoma de la solidaridad. El encuentro con los otros nos obliga a comprender sus necesidades. Existe una posibilidad muy grande de salvarnos como personas si entendemos que la escucha del otro es necesaria. Sueño con la idea de que la justicia y la libertad se proclamen en el primer artículo de todas las declaraciones y constituciones del mundo. No es posible caminar por el mundo sin llevar tatuadas en la piel estas palabras. Reclamo a los dioses que ejerzan vigilancia especial por el cumplimiento de estos derechos en todo el planeta. La libertad y la justicia deben convertirse en el alimento básico de nuestras dietas, en la alianza prometida. No renunciemos a la idea de ver unidos en matrimonio a estos dos ideales incluso aceptando el pensamiento de que lo que el hombre une no lo separen los dioses. Sueño con los amores imposibles que sean capaces de agitarnos intensamente, de ir en su búsqueda aun sabiendo que no llegaremos nunca a ellos. Acepto la idea de acercamiento continuo sin conquistar definitivamente al ser amado. El  caminar constante lejos de hacerme sufrir nos hace más humanos, es emocionante tratar de alcanzar lo imposible, ahí está uno de los grandes valores de la vida, luchar sabiendo que la victoria es una quimera. Sueño con construir un nuevo diccionario y suprimir definitivamente vocablos como trinchera, cárcel, guerra, hambre, esclavitud, infamia, tortura, miedo, odio e injusticia. Invitaré a toda la ciudadanía a que formen parte de esta Academia y a prestar juramento en libertad de no recuperarlas ni aún en tiempos de crisis. Este nuevo diccionario no tendrá pastas de piel sino letras grabadas en el viento, en el mar y en el cielo. Sueño con una escuela que coloque por fin en el centro de su ordenamiento al mundo de las emociones de quien enseña y quien aprende. Una escuela que contemple a las personas como lo que son, criaturas ávidas de curiosidad e interés. Una escuela en la que los conocimientos no sean más que una excusa y no un fin para repudiar a la cultura y en la que el juego sea área troncal y transversal. Una escuela, en definitiva, que le hable por lo menos la misma cantidad de tiempo al corazón que a la cabeza y en la que el niño tenga la posibilidad real de serlo. En todos los edificios escolares debiera figurar una gran inscripción en la que se pudiera leer: “fábrica de sueños de la excelencia”. Sueño con un mundo que eleve a la categoría de estupidez a la ambición. No hay pasión humana más baja que la que se refiere a la acumulación de riqueza. La batalla entre el ser y el tener será ganada sin duda alguna por la primera y será entonces cuando descubramos todo el tesoro que encerramos cuando desterremos a la envidia de nuestras existencias. No habrá nada más importante para un ser humano que otro ser humano. Sueño con los siameses del éxito y fracaso pensando que deben viajar bien unidos en nuestra mochila. El uno sin el otro no pueden vivir, están condenados a entenderse infinitamente. Durante algún tiempo se nos ha presentado a uno de ellos como el más importante, como un galán al que todos debemos conocer y tocar y hemos tratado de extirpar al otro sin darnos cuenta de que el fracaso es el que realmente nos construye como personas. Siameses de por vida que deben vivir atados, bien atados hasta nuestra eternidad. Querida ciudadanía os invito a soñar conmigo.”
El hombre que vestía de blanco y negro permaneció algo más de un minuto en silencio. La ciudadanía no dio respuesta alguna. Poco a poco se fue vaciando la sala. Solamente permaneció en ella una pareja de jóvenes. Vestían también de negro y blanco. Se acercaron al hombre y se fundieron en un sueño….
 ¡FELIZ NAVIDAD Y UN AÑO PRÓXIMO DE GRANDES  SUEÑOS!

martes, 20 de noviembre de 2012

Tú también estás desahuciado


La Convención sobre los derechos del niño de Naciones Unidas reconoce a las familias como un grupo fundamental de la sociedad y el medio idóneo para el crecimiento de los niños y las niñas. Crecer en un entorno que les proporcione seguridad, amor y comprensión es la mejor manera de asegurarles su normal y pleno desarrollo físico, emocional y social.
La socialización primaria en la familia es clave para la formación de futuros ciudadanos adultos responsables y comprometidos con la sociedad. Esta socialización se consigue ejerciendo una parentalidad responsable y positiva basada en los derechos del niño.
Como establece la Convención sobre los derechos del niño de Naciones Unidas: “La educación del niño deberá estar encaminada a desarrollar la personalidad, las aptitudes y la capacidad mental y física del niño hasta el máximo de sus posibilidades… a preparar al niño para asumir una vida responsable en una sociedad libre, con espíritu de comprensión, paz, tolerancia, igualdad de los sexos y amistad entre todos los pueblos”
Nuestra venerada y sagrada Constitución indica en su artículo 15 que “todos tienen derecho a la vida y a la integridad física y moral, sin que en ningún caso, puedan ser sometidos a tortura ni a penas o tratos inhumanos degradantes…” y en el artículo 39 expresa que “ Los poderes públicos aseguran la protección social, económica y jurídica de la familia… aseguran asimismo, la protección integral de los hijos, iguales éstos ante la ley con independencia de su filiación, y de las madres, cualquiera que sea su estado civil…”
En mi clase de Educación para la Ciudadanía reflexiono con los chicos y chicas sobre los  derechos y deberes de la infancia. A parte de ser una obligación, es seductor trabajarlos con ellos ya que están reconocidos nacional e internacionalmente. Les he contado lo acontecido hace unos días en un instituto de nuestra provincia. Una profesora observó como uno de sus alumnos se encontraba mal en clase. Este niño llevaba escolarizado en el centro una semana y con un nivel de castellano prácticamente nulo le explicaba que le dolía mucho una muela. Ante la imposibilidad de calmar el malestar la maestra  se dirigió al jefe de estudios del centro para que llamara a su familia y viniera a recogerle. En secretaría del centro había un teléfono de contacto que permanentemente estaba apagado. La educadora ante el desconsuelo del alumno y a instancias del equipo directivo cogió su coche y le llevó a su domicilio. Vive en una chabola-cueva en unas condiciones infrahumanas. La maestra trató de explicar a la madre el dolor que padecía su hijo y ella le hace comprender, en un castellano que apenas entiende, que ya sabe que está mal, pero que no puede hacer nada. -”Es aconsejable que le lleve al médico  para que le recete algún medicamento que le reduzca la inflamación, le calme el dolor y le trate la infección”, le comentaba mi compañera. La mamá le explica que no tiene tarjeta sanitaria y que no acude al médico, que no puede hacer nada. La profesora ante el cuadro que presenciaba, observaba atentamente al niño, mezcla de compasión, incomprensión e ira; éste a su vez la miraba con ternura y cariño. Abrió su bolso y le dio a la madre dinero para que comprara en la farmacia algún analgésico. Regresó al instituto pensativa y procuró concentrarse en dar clase de sociales, por cierto el tema que estaban tratando era: “el disfrute desigual de los recursos del planeta”, sencillamente demoledor.
Cuando uno es conocedor de hechos como el relatado le asaltan determinadas dudas del funcionamiento de personas y organismos claves para el desarrollo integral y pleno de las personas. La Convención de Naciones Unidas, la Constitución, ¿no debieran salvaguardar los derechos que preconizan?, ¿los Servicios Sociales deberían actuar?, ¿la ciudadanía silenciamos las injusticias?, ¿dónde están los poderes públicos?, ¿la clase política se interesa por estas personas?, ¿quién garantiza el cumplimiento de los derechos básicos?…
Chiquillo, ni siquiera sé tu nombre, no te pongo rostro aunque me lo imagino, desconozco cómo, has llegado a nuestro país, no me importa cual es tu nacionalidad, tampoco tu situación como inmigrante, solo sé que eres un ser humano con dignidad. Tú también estás desahuciado, pero tu voz no se escucha. Estoy convencido de que los problemas de la sociedad no encontrarán la solución en el FMI, ni en el Consejo de Europa, ni en los bancos, ni en los ministerios, ni en las organizaciones gubernamentales, ni en las que no lo son. Hechos como el tuyo tienen  la salida en una auténtica declaración y vigilancia universal de derechos humanos por parte de la ciudadanía, pero para que eso ocurra es necesaria una escuela  que siembre semillas de calidad humana.
Publicado popr Rmiro Curieses Ruiz, Presidente de la Liga Palentina de la Educación, en CARRIÓN el 19.11.2012

miércoles, 31 de octubre de 2012

El bla, bla, bla de Wert

Nuestro queridísimo y pésimo ministro de educación señor Wert está tratando de explicar a la ciudadanía la necesidad y conveniencia de cambiar el sistema educativo, eso sí, previo diálogo abierto con la comunidad educativa. No sé exactamente qué entiende este individuo por diálogo abierto, sus profesores en la facultad de sociología no se lo debieron enseñar, o bien él no lo quiso aprender. Sea como fuere, el ministro se ha empeñado en poner patas arriba el sistema educativo, siendo algunas de sus propuestas presentadas en el anteproyecto de la ley LOMCE, realmente difíciles de ser compartidas por la comunidad educativa. Algunas de estas tienen que ver con  la incorporación de reválidas externas, los docentes nunca hemos estado capacitados para evaluar objetivamente a los alumnos, (os imagináis que a un paciente después de una intervención quirúrgica se le haga un examen por una empresa auditora externa al hospital para ver exactamente como está, ¡no es un poco ridículo!), la  implantación de una Formación Profesional Básica temprana en la etapa obligatoria, la concertación de centros que segregan por sexo, la supresión de la asignatura de Educación para la Ciudadanía en primaria, la eliminación de la Ética del currículum de secundaria, el nombramiento de directores por parte de la administración, etc., etc., etc.
¡Qué difícil lo tiene señor Wert! Creo que necesita algo más que diálogo abierto para convencer a la opinión pública de las bondades de su ley. Usted requiere de un buen aparato  propagandístico y una misericordiosa dosis de comunicación asertiva para dar respuesta a algunos interrogantes que me asaltan con cierta preocupación: ¿dónde ha quedado el reforzamiento de las humanidades que prometieron desde la oposición?, ¿por qué castigar y expulsar del sistema al que aprende con dificultad?, ¿no le preocupa la desigualdad de oportunidades?, ¿por qué solo educar a una élite?,¿cree usted que a menor inversión mejores resultados?, ¿la reducción del profesorado, a quién beneficia?, ¿la masificación en las aulas construye mejores ciudadanos?, ¿convertir a la escuela pública en escuela caritativa con fiambreras se ajusta a su modelo?, ¿por qué hace invisibles los Derechos Humanos en su curriculum?, ¿pretende que las calificaciones escolares sean  predictoras del éxito personal?, ¿la educación emocional carece de importancia en sus esquemas educativos?,¿por qué quiere alejar a las familias de los centros educativos? Estas son cuestiones que conviene aclarar a la ciudadanía y sobre las que sí son necesarias diálogo y comunicación. Sería beneficioso que preguntara a la comunidad educativa por estas evidencias y que se rodee de sabios que le hagan recapacitar; pero eso sí, no haga usted como ese gobernador al que aconteció lo siguiente: un Sultán soñó que había perdido todos los dientes. Después de despertar, mandó llamar a un sabio para que interpretase su sueño. “¡Qué desgracia, Mi Señor! Cada diente caído representa la pérdida de un pariente de Vuestra Majestad”, dijo el sabio. “¡Qué insolencia! ¿Cómo te atreves a decirme semejante cosa? ¡Fuera de aquí! ¡Que le den cien latigazos!”, gritó el Sultán enfurecido. Más tarde ordenó que le trajesen a otro sabio y le contó lo que había soñado. Este, después de escuchar al Sultán con atención, le dijo: “¡Excelso Señor! Gran felicidad os ha sido reservada. El sueño significa que sobrevivirás a todos vuestros parientes”. Se iluminó el semblante del Sultán con una gran sonrisa y ordenó que le dieran cien monedas de oro. Cuando éste salía del Palacio, uno de los cortesanos le dijo admirado: “¡No es posible! La interpretación que habéis hecho de los sueños es la misma que el primer sabio. No entiendo porqué al primero le pagó con cien latigazos y a ti con cien monedas de oro. El segundo sabio respondió: “Amigo mío, todo depende de la forma en que se dice. Uno de los grandes desafíos de la humanidad es aprender a comunicarse”.
Señor Wert ni rodeándose de los mejores sabios comunicadores del reino este anteproyecto de ley educativa será comprendido por la sociedad. No es una cuestión de formas ni de interpretaciones, es sencillamente una ley que no busca el progreso y la excelencia de todos nuestros alumnos, que deja muy poco espacio libre en las aulas y demasiado en la salas de profesores. Un ministro de educación que expresa que:- “la educación es el motor que promueve la competitividad de la economía”- debiera plantearse seriamente su marcha a una empresa privada de corte neoliberal salvaje.
Señor Wert, ¡Créame que lo tiene muy complicado!
Publicado por Ramiro Curieses Ruiz, Presidente de la Liga Palentina de la Educación, en CARRIÓN el 30/10/2012

viernes, 15 de junio de 2012

El gran regalo de Angelines


Artículo de Ramiro Curieses Ruiz, presidente de la Liga Palentina de la Educación, en el periódico quincenal CARRIÓN.
Quizás nos sorprenda saber que una de cada cinco personas en el mundo no puede hacer lo que nosotros estamos haciendo en este momento: leer. En la Tierra hay cerca de mil millones de habitantes que no están alfabetizados, es decir, ni siquiera tienen la oportunidad de leer este artículo. Sin acceso a la educación las personas más pobres del mundo seguirán siendo los excluidos. Incapaces de leer o escribir, continuaran atrapadas en una vida de pobreza y de lucha por sobrevivir. Kailash Satyarthi, presidente de la Campaña Mundial por la Educación, nos invita a todos a realizar un viaje extraordinario: “Viaje hacia la Educación para Todos”.
Convencido profundamente de que todos nosotros somos merecedores de acceso a la educación porque es un derecho fundamental, debiéramos exigir a nuestros gobernantes el cumplimiento de este compromiso sin ningún tipo de vacilaciones. Otra forma de tratar de conseguir este objetivo es el de facilitar este acceso a todas las personas que por diferentes motivos lo tienen más complicado. No todos somos iguales a la hora de disfrutar de derechos fundamentales.
Una de las experiencias personales más enriquecedoras que he vivido como maestro me ocurrió hace ya unos años en un pueblecito del interior de Asturias. Angelines era una mujer de edad no muy avanzada a quien la vida le había mostrado varias veces su cara más amarga. Tenía la virtud de sobreponerse con coraje y esfuerzo a todas sus adversidades con un optimismo digno de ser alabado. Los encuentros con ella no fueron casuales, ya que llevaba todos los días a su nieto pequeño al colegio. La escena me parecía siempre de una ternura impactante porque al despedirse le decía una y otra vez: – “aprende a leer hijo, para que me enseñes un día”.
Una mañana, que entró para explicarme que vendría a buscar a su nieto un poquito antes de lo habitual, le propuse que se quedara un ratito conmigo. La hice ver lo hermoso que me parecía la despedida diaria con su nieto. Fue entonces cuando me exclamó que lo más terrible que le había pasado en su vida (os confieso que esta buena mujer había tenido motivos suficientes para sufrir) era no saber leer y escribir. Me siento ciega con ojos, -me dijo casi turbada. Yo le hice una invitación sincera ofreciéndole la posibilidad de que aprendiera a leer y a escribir para lo cual era necesario que viniera dos tardes al colegio. Su respuesta no se hizo esperar y con los ojos llenos de lágrimas me dio un abrazo que aún hoy en día me hace estremecer.
No había tarde que Angelines faltara. Jamás he tenido una alumna más puntual y motivada hacia el aprendizaje. Enseñar se convierte entonces en una actividad placentera. Ni la lluvia, ni el frío, ni otras obligaciones le impedían a esta mujer faltar a la cita de hora y media los martes y los jueves.
Angelines aprendió a leer y a escribir en tres meses, su ilusión y esfuerzo fueron conmovedores. Cierto día llegó toda emocionada porque había sido capaz de enviar una carta a su hermano que había emigrado a Ecuador. Pero lo que realmente me estremeció fue el libro que me regaló. Un libro que ella había escrito como un diario. Lo había  titulado: “Mis ojos vieron la luz”. Sencillamente maravilloso. Habitualmente iba recogiendo todas las impresiones que sentía a medida que aprendía a leer. A diario anotaba sus avances y progresos y finalizaba con unas gracias por todo lo que iba descubriendo.
Recupero esta experiencia de mi memoria porque contribuir a la alfabetización de una persona es simplemente una experiencia humana impactante, profesionalmente, la más maravillosa. Brindar la oportunidad de dar acceso a la lectura y escritura a una alumna como Angelines fue modestamente algo extraordinario.

martes, 12 de junio de 2012

Claudio López, In memoriam

El pasado sábado día 9 de junio, la Liga Española de la Educación y la Cultura Popular, celebró en el albergue "Poeta Gabriel y Galán", en Guijo de Granadilla (Cáceres) su Asamblea General Anual, con asistencia de la Junta Directiva y los representantes de las distintas Ligas Federadas.

Finalizada la asamblea, y antes de que los asistentesa la misma regresarana asus puntos de origen, el domingo por la mañana acudimos a Aldeanueva del Camino, pueblo natal de uno de nuestros fundadores y principales impulsores, el "maestro" Claudio López Serrano, en cuyo cementerio fue enterrado hace tras años, a triubutarlo un emocionado y merecido recuerdo.


Una vez allí, Mª Josefa Catón, Presidenta de la Liga Vallisoletana, leyó el siguiente texto:

"Han pasado casi tres años desde que asististe por última vez, Claudio, a la Asamblea Anual de la Liga. La Liga que tu contribuíste a crear llevado por tus ideales pedagógicos y cívicos.
Hoy estamos aquí, en tu tierra, la que tanto amabas, y desde la que soñabas, eun muy joven, con un mundo de justicia, en una convivencia en paz.
Y hoy, 10 de junio, hemos vuelto a celebrar la Asamblea Anual; esta vez en el Albergue de Cáparra ¡Cuántas pisadas tuyas en los espacios del mismo! ¡Cuántas miradas llenas de ilusión a través de sus ventanas! Y seguimos, tus compañeros y compañeras de la Liga, sueguimos unidos por el respeto, por la amistad, por el cariño, trabajando por una ciudadanía solidaria, donde no haya discriminaciones, trabajando como siempre por la defensa de los DD HH, trabajando por una sociedad más justa, solidaria y laica.
Y con los m,ismos anhelos e ilusiones que vimos en tí, seguimos tu ejemplo de entrega y lealtad a la Liga, racordándote a través de los versos de Rafael Morales, que en su día, haca ya casi tres años, Victorino Mayoral seleccionó para tí:

Nació mi puño cerrado
y con él cerrado muero
YO tengo en mis ojos vivos
a los míos que murieron.
Que mientras yo tenga ojos,
que mientras yo tenga pecho,
estarán vivos en mi,
corazones de silencio,

¡Gracias Claudio por todo lo que nos diste!"




lunes, 11 de junio de 2012

Pilar y la gran marcha verde

Palencia, 22 de mayo de 2012
Palencia no está acostumbrada a las grandes concentraciones, es una ciudad tradicionalmente tranquila, excesivamente calmosa diría yo. El ruido que más hemos escuchado en la ciudad ha sido, y sigue siendo, el tintineo de las campanas de las iglesias y el reloj del Ayuntamiento. Las sirenas de la Electrólisis y de la Fábrica de Armas ya no se escuchan, nos anuncian con su silencio el vacío industrial de la capital.

El pasado martes veintidós de mayo hubo una gran manifestación en defensa y apoyo de la escuela pública. Una gran marcha verde recorrió toda la Calle Mayor anunciando que la educación con mayúsculas es importante para una gran cantidad de personas de todas las edades y niveles socioculturales diferentes. Personalmente compartí una pancarta cuyo lema era: “Escuela Pública de Tod@s Para Tod@s” de la Plataforma por la Escuela Pública, Gratuita y Laica de Palencia.
Como en todas manifestaciones uno aprovecha para conversar con ciudadanos y compartir emocionalmente ese momento. Tuve la suerte de dialogar con Pilar, mi hija, alumna de la Escuela Universitaria de Educación de la capital. Reconozco que las conversaciones con los jóvenes me apasionan, siempre nos enseñan algo. Pilar me comenta que mucha de la gente que lleva la camiseta verde de apoyo a la escuela pública envía a sus hijos a la concertada. Me explica que es difícil que la ciudadanía entienda que se pida el apoyo de la escuela pública y luego no se confía a los hijos a esa institución. Es algo incomprensible, y máxime cuando hablamos de profesionales que trabajan en la pública. No he sabido qué contestarle, su argumentación está llena de razón y crítica. Esta muchacha de ojos castaños y pelo negro ha seguido argumentándome que si queremos de verdad apoyar a la escuela pública debemos pensar en lo importante que es para una familia de cualquier clase social, religiosa, cultural, pertenencia étnica y lugar de residencia, que disponga para sus hijos de una escuela pública de calidad y al mismo tiempo que no tenga que preocuparse de que sus hijos puedan sufrir ataques por su confesión religiosa, nacionalidad, orientación sexual, etc. Además un país será más gobernable cuanto mayor sea la integración social, cultural y religiosa de sus ciudadanos y eso únicamente se puede conseguir en la escuela pública. Los guetos no son buenos para los Estados.
Pilar me estaba dejando perplejo, aún no ha cumplido los veinte años y ya es una gran defensora de lo público. Hay familias, ha insistido, que creen que estas indudables ventajas de la escuela pública en lo social no son tales en las que se refieren al rendimiento académico de los alumnos, ya que estas ventajas o no existen o son dudosas. Yo no pongo en duda, continua explicándome, que determinados centros educativos de elite, privados o concertados, consigan buenos resultados académicos con unos alumnos rigurosamente seleccionados social y económicamente. Lo que es dudoso es que se puedan considerar bien educados alumnos que no han salido nunca de estos guetos elitistas. Una cosa es que hayan recibido una buena instrucción y otra bien diferente es que hayan recibido una buena educación.
La manifestación va llegando a la Subdelegación del Gobierno. Se ha leído un manifiesto y Pilar me ha dicho un poco emocionada:- papá, me alegro mucho de haber estudiado en la escuela pública. Yo le he hecho ver que me siento muy orgulloso de ello.

Publicado por RAMIRO CURIESES RUIZ, Presidente de la Liga Palentina de la Educación, en el periódico quincenal CARRIÓN. 31.05.2012



miércoles, 16 de mayo de 2012

IV Encuentro Provincial de FAPA Palencia


El próximo sábado día 26 de mayo, en Herrera de Pisuerga, la Federación Provincial de AMPAS de Palencia (FAPA-Palencia) celebrará su cuarto Encuentro Provincial, en el que participará la Liga Palentina de la Educación.

En concreto, el secretario de la Liga Juan Ramón Lagunilla, participará en una de las ponencias que tendrán lugar durante dicho encuentro. Hablará sobre  la importancia de las asociaciones en el ámbito de la particiapación de las familias en el proceso educativo.

En dicho encuentro partiparán también como ponentes May Chaparro, que hablará sobre la educación en valores, y Enrique Hermoso que lo hará sobre la importancia del deporte en la educación.

La jornada se completará con visitas guiadas por Herrera de Pisuerga, juegos populares para niños y familias y una comida campestre.

martes, 15 de mayo de 2012

Las cosas de Dª Margarita

Artículo de Ramiro Curieses Ruiz, presidente de la Liga palentina de la educación, en el periódico CARRIÓN

"Las cosas de Dª Margarita"

Quizás una de las experiencias más desagradables que como maestros vivimos, es sentir cómo nuestros alumnos pierden el interés por aquello que tratamos de enseñar, o dicho de otro modo, que no les interese para nada aprender. Algunos alumnos, muy pocos en la adolescencia, parecen entusiasmarse de forma natural por el estudio, pero muchos necesitan o esperan que sus profesores les estimulen. Hay psicólogos y pedagogos que afirman que el aprendizaje eficaz en el aula depende en gran medida de la habilidad del maestro para mantener el interés de los alumnos. De hecho, cualquier nivel inicial de motivación que los estudiantes tengan antes de entrar en clase será transformado favorable o desfavorablemente dependiendo de lo que ocurra en el aula.


Continuar leyendo en CARRIÓN o en el blog de Escuela de Familias

lunes, 30 de abril de 2012

GUÍA PRÁCTICA PARA PADRES. Nueva edición

Guía práctica para padres
Por Ramiro Curieses Ruiz
Nueva edición
Ya está a la venta la segunda edición de la "Guía práctica para padres" cuyo autor es Ramiro Curieses Ruiz, Presidente de la Liga Palentina de la Educación, y editada por Wolters Kluwer/Educación.

Se puede adquirir en  la Librería del Burgo, calle Marqués de Albaida, 7 de Palencia, y en otros puntos de venta, tanto librerías como a través de internet.

lunes, 20 de febrero de 2012

EDUCACIÓN Y LO CONTRARIO

BEA GÓMEZ GONZÁLEZ
EL NORTE DE CASTILLA 19.02.12
LOS CUATRO CANTONES

Pongamos que escribo estas líneas a las 11 de la noche de un día laborable, en el que me he puesto en pie a las seis y media de la mañana y he conducido casi cien kilómetros (y otros cien de vuelta claro) para llegar a mi puesto de trabajo. Pongamos que, para poder acceder a ese precario puesto de trabajo (una sustitución que no sé cuándo acabará) y después de pasar año y medio en el paro -que no parada- he tenido que aportar: dos licenciaturas, una titulación de máster y más de 900 horas en cursos de formación (previo costoso pago, en tiempo, dinero y esfuerzo, de todo ello). Pongamos que, además, he tenido que pasar por un proceso de oposición que consta de una prueba teórica de 75 temas y una prueba práctica que, previa elaboración durante meses, hay que defender ante un tribunal que, igual que tú, tampoco quiere estar allí. Pongamos que no basta con aprobar para adquirir una plaza y que, aunque tu última nota de oposición sea un siete, eso te permitirá, como mucho, ir haciendo sustituciones semanales o, en el mejor de los casos, de más de un mes, en lugares de tu co-munidad que antes, ni sabías que existían (con el consiguiente cambio de residencia que ello conlleva, claro). Bien. Es un esfuerzo, lo sé, pero me gusta mi trabajo porque, aunque es absolutamente ingrato, a veces resulta muy gratificante.
Atiendo a una madre al borde del colapso y a un padre al borde del infanticidio, doy clase a cuatro grupos distintos, de edades comprendidas entre los 12 y los 20 años, con necesidades educativas diferentes, con vidas diferentes, con situaciones personales diferentes y, por supuesto, con carencias socio afectivas (que haberlas, haylas; y vaya si las hay). Entre todos suman 78.78 personas a mi cargo, 78 familias. De entre todas esas personas, 16 siguen un tratamiento médico psiquiátrico y se medican a diario y otras 12 han sido tratadas. Algunas de ellas están diagnosticadas con el Síndrome de Déficit de Atención, al que, en la mayoría de los casos, se suma un déficit por Hiperactividad; uno tiene el Síndrome de Asperger y otros dos, Conducta Negativista Desafiante. Además de esto, muchas tienen un retraso importante en cuanto a capacidad de abstracción, comprensión y síntesis, lo que les dificulta sobremanera cualquier aprendizaje. Cerca de la mitad tiene serios problemas de lectura. Cuando digo "serios" en realidad quiero decir que apenas saben leer y que, por tanto, no entienden nada de lo que balbucean lo que les hace, no sólo detestar la lectura -lógico- sino aislarse, inhibirse, desconocer el mundo, atrofiar su imaginación y, por tanto, volverse personas solitarias, taciturnas e inseguras. Además, el 15% sufre o ha sufrido bullyng a lo largo de la Secundaria por parte de algunos de sus compañeros.

Siete nacionalidades
Entre todos suman siete nacionalidades distintas y cuatro etnias diferentes; tres no saben apenas hablar español y otros ocho lo hablan, pero con dificultad. Más de uno tiene cuentas pendientes con la justicia, por cuestiones que van desde un simple botellón en el lugar equivocado, hasta, uno de ellos, de 15 años, participar en un intento de violación colectiva a otra menor, también alumna del centro. También hay alumnos con altas capacidades, que proyectan un curriculo brillante y que, por tanto, demandan también necesidades educativas especiales: asisto con ellos a olimpiadas lingüísticas, los asesoro en certámenes literarios en los que participan y medio en pos de su comprensión con padres y madres que no quieren tener hijos tan listos y compañeros que recelan de compañeros que se divierten leyendo “Crimen y Castigo”.
Todos, de uno u otro modo necesitan ayuda, resortes que les proporcionen seguridad, com-prensión y confianza. Alguien que, además de enseñarles quién era Lorca, les enseñe dónde están las puertas y cuáles es posible que estén abiertas, y cuáles nunca se abrirán, por más fuerte que queramos aporrearlas. Y bueno, ése es mi trabajo: hacer que la poesía de Lorca esté esperando detrás de las puertas que se abren.
Además de todo eso, trato de organizar la biblioteca del centro mientras me acuerdo de mi amiga Stella, licenciada y 'masterizada' en Biblioteconomía y Documentación y en Traducción e Interpretación, que ha tenido que emigrar a China con una beca precaria, harta de verlas venir en el ECyL. Las bibliotecas de los lES se mueren y las licenciadas en Biblioteconomía emigran por falta, no de trabajo, que trabajo hay, sino de contratación.
Pues eso. Pongamos que llego a casa a las tres y media de la tarde, después de conducir otra hora, con 78 exámenes bajo el brazo que corregir (entre todos sumarán unas 200 páginas); exámenes que, más o menos, vienen realizándose cada tres semanas, y me siento a las cinco a corregir y lo dejo a las 11, quedándome todavía, más de la mitad (mañana será otro día) y como algo mientras escribo este artículo y cuento las horas que dormiré (que prefiero no contarlas, porque recuerdo que tengo que actualizar el blog que he abierto para que los alumnos dispongan de material útil y ameno para la asignatura, lo que me lleva al menos otra hora). Y en esas estamos.

Me enfado de cojones
Por eso, cuando veo, señor Rajoy, a su ministro de, llamémoslo Educación, el señor Wert, tratando de confundir a la ciudadanía, no me indigno, no, me enfado de cojones. Porque lo que este señor no dice es que aumentar un año el bachillerato es, en realidad, restarle un año a la educación obligatoria (a la de todos, vamos); y sumárselo a la concertada; lo que no dice es que dar becas de excelencia, supone quitárselas a quienes, por renta, las necesitan; lo que no dice es que aumentar la jornada laborar del profesorado, supone que, sólo en Cataluña, 3.000 profesores de secundaria y 900 de universidad se van a la calle.
Pues muy bien. Mientras tanto, en este país se inauguran colosales edificaciones inútiles con quién sabe qué oscuras intenciones. Mientras tanto, el pasado jueves la policía cargó contra alumnos, padres, madres y profesores del IES Lluís Vives de Valencia, que se manifestaban por llevar meses sin calefacción y sin material escolar a causa de los recortes (será más barato dar porrazos que soluciones). Mientras, los informativos hablan de las tetas de la Esteban y de los guiñoles franceses, que se han convertido en asunto de Estado.
Pero esto es lo que queremos, o eso parece. Y me avergüenza porque, como alguien decía, un profesor menos hoy, son cuatro policías más en el futuro. Pues imagínense miles menos.

jueves, 16 de febrero de 2012

PERO, SI LOS ELEFANTES SON GRISES

Elefantes... grises
Realmente me he quedado perplejo al escuchar al nuevo ministro de educación José Ignacio Wert sus intenciones de modificar de nuevo nuestro sistema educativo, eso sí, ha apostado como ya hiciera su antecesor Ángel Gabilondo por alcanzar un gran acuerdo para reformar la Educación y resolver los problemas del sistema. Un gran pacto que debiera incluir un diagnóstico claro de cuales son las deficiencias del sistema educativo. Primero anuncia la reforma y posteriormente habla de pacto, es como si el cirujano después de operar decidiera convocar al equipo médico para consensuar cuestiones básicas sobre la intervención quirúrgica. ¡Qué paradoja! Estos señores políticos no estudiaron en su día Educación para la Ciudadanía y por eso desconocen un vocabulario básico de participación, coherencia, cooperación y consenso.

La propuesta por Wert sería la 13ª reforma del sistema educativo español. Desde 1980 se han aplicado en España 12 leyes orgánicas sobre educación, incluida la LGE de 1970 que reguló todo el sistema educativo y se aplicó hasta comienzos de los 80. Siete han legislado la enseñanza obligatoria y cinco de ellas se hicieron para reformarla. ¡Esto es demasiado para cualquier país democrático que pretenda ser eficaz!

Estoy cansado de los partidos políticos que gobiernan y de sus reformas y contrarreformas educativas. Estoy saturado de sus peleas y sus disquisiciones ante una cuestión que exige políticos de gran altura. Llevo mucho tiempo diciendo que esta España tiene una asignatura pendiente y que su solución debe ser anterior a la de cualquier reforma que se plantee; tiene que ver con el establecimiento diáfano de qué tipo de personas queremos construir para el futuro de este país. Si no tenemos claro cómo queremos que sean los ciudadanos, si no hacemos una apuesta firme por un consenso en esta cuestión las reformas y contrarreformas nos harán perder un tiempo precioso. Desde la transición política no se ha vuelto a recuperar ese espíritu que se hace imprescindible para consensuar unos valores mínimos que debemos tratar de conseguir a través de nuestro sistema educativo en todos nuestros escolares y por ende en todos los ciudadanos.
Las peleas entre los partidarios del perverso sistema de excelencia que nos transmite con muy mala intención que hay alumnos excelentes y otros que no lo son, y en el que los alumnos más necesitados quedarían arrinconados en guetos marginales, y los partidarios del modelo comprensivo que aún no ha dado con la clave y el método para reducir ese fatídico fracaso escolar tan abrumador, nos debatimos esperando a que el gobierno entrante de turno haga la reforma tan ansiada. La educación se convierte en un espectáculo dantesco.

Disputas, disquisiciones, sin hacer una reflexión serena y profunda de los males de nuestro sistema educativo. Está ocurriendo como en aquella historia en la que todos los elefantes del mundo eran blancos o negros. Amaban a los demás animales, pero se odiaban entre sí, por lo que ambos grupos se mantenían separados: los blancos vivían en un lado de la jungla y los negros en la opuesta. Si los elefantes blancos decían una cosa, los negros la contraria. Un día los elefantes negros decidieron matar a los elefantes blancos y los elefantes blancos a los negros. Pero había un conjunto de elefantes de ambos grupos que querían la paz y se internaron en lo más profundo de la selva. Durante algún tiempo no se supo de ellos. Comenzó la batalla y duró muchos años, muchos, hasta que no quedó ningún elefante vivo. ¡No se veía a ningún elefante en la jungla! Pero un día los elefantes pacíficos que se habían escondido en lo profundo de la selva salieron, pero ya no eran ni blancos ni negros, eran grises. -¡Papá los elefantes son grises! exclamaban los niños desde lo más profundo de su conocimiento. Desde entonces los elefantes viven en paz y tratan de ponerse de acuerdo en lo que les parece importante y fundamental para sus vidas. Lo blanco y lo negro ha dejado de ser un estigma en sus vidas.

Queridos políticos, técnicos, comité de expertos y asesores: ¿por qué no se ocultan un periodo de tiempo en la jungla y se ponen de acuerdo en qué es importante en educación, qué conviene mantener y qué es lo que debe cambiar? Hay espacios en la jungla que ustedes debieran visitar. Eso sí, no salgan hasta que no hayan conseguido una aquiescencia que no entienda de legislaturas, de siglas y cambios de poder.

Ramiro Curieses.
Presidente de la Liga Palentina de la Educación

Publicado en CARRIÓN el 16.02.2012

lunes, 13 de febrero de 2012

IV Jornadas de Educación para la Ciudadanía en fotos

Manuel Pastrana, Secretario General de UGT-Andalucía
da la bienvenida a los participantes

Mesa de presentación de las jornadas: Ernesto Gómez, Victorino Mayoral,
Manuel Pastrana, Sebastián Cano y Tomás Benitez

El Viceconsejero de Educación de la Junta de Andalucía, Sebastián Cano
se dirige a los asistentes

Victorino Mayoral, presidente de la Fundación Cives

Participantes en las Jornadas

Ana Mª Rodríguez Penín, Enrique Roca Ernesto Gómez y Carmen Pinedo
 
Carmen Rueda José Blanco (CCOO), Juan Ramón Lagunilla,
Juan Carlos Hidalgo (FETE-UGT) Pura Sánchez (USTEA
 
Pedro Badía, director de la revista ESCUELA presenta y modera la mesa
sobre buenas prácticas de ciudadanía

Asitentes a las jornadas

Antonio Bolívar, Luis María Cifuentes, Gregorio Cámara, Esteban Ibarra
Yolanda Besteiro, Carlos Sanguino,  Raquel León, Pedro Uruñuela,
 Jesús Domingo Segovia, Francisco Mora, Manuel Dios Diz

Joan Pagés y Julio Herrera

Rosa Martínez y Mª José Fernández Tendero presentan la mesa
de experiencias en infantil y primaria

Ramiro Curieses, Carlos, Agustín Lasarte y Joaquín Posado

Victorino Mayoral y Julio Ordóñez, leen las Conclusiones de estas jornadas
en la clausura de las mismas


domingo, 12 de febrero de 2012

Conclusiones IV Jornadas de Educación para la Ciudadanía en Sevilla

Como colofón a las “IV Jornadas de Educación para la Ciudadanía, Democracia y Derechos Humanos: los currícula y la práctica docente”, celebradas en Sevilla los días 10 y 11 de febrero de 2012, organizadas por la Fundación CIVES bajo el patrocinio de la Junta de Andalucía y con la colaboración de la revista ESCUELA, y que han contado con la participación de expertos y docentes de Primaria, Secundaria y Universidad, así como con representantes de Fundación Cultura de Paz, Liga Española de la Educación y la Cultura Popular, Amnistía Internacional, Intermon Oxfam, Federación de Mujeres Progresistas, Proyecto Atlántida por una educación y cultura democrática, Movimiento contra la Intolerancia, los sindicatos FETE-UGT Andalucía, FE-CCOO Andalucía, y la asociación de padres y madres CODAPA, queremos manifestar:


Introducción

La posible negación de la existencia de la ética pública en la que se sustenta el rechazo a la, hasta ahora, denominada Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos, y por tanto al aprendizaje escolar de los valores que integran “el sustrato moral del sistema constitucional” y de la Declaración Universal de Derechos Humanos, no nos pueden hacer olvidar la necesidad y la urgencia de potenciar las dos facetas en las que se debe sustentar la propuesta curricular de la educación en valores como educación ético cívica.

Por una parte, la del papel que ha de desempeñar la ética en la búsqueda de lo que se considera una “buena sociedad”, abierta, plural y democrática, es decir la función que corresponde a la ética pública en la convivencia social. Porque se considera necesaria la existencia de un código moral compartido que rija la conducta responsable de la ciudadanía en las relaciones con sus semejantes. La ética colectiva en nuestros días está lastrada negativamente por varios factores que están en el origen de la desmoralización de amplios sectores de la sociedad. El individualismo insolidario, consumista y egoísta, la corrupción, el rechazo al diferente, la exclusión, la desigualdad y la injusticia, el predominio de las vivencias darvinistas de los mercados sin reglas y un largo relato de carencia de valores humanos.
Por otra parte, tenemos que tomar en consideración la preocupación que por la educación para la ciudadanía democrática se ha extendido ampliamente por Europa, y ha sido asumida hasta la fecha por todos los gobiernos democráticos de España. La reflexión inicial de la que arranca este nuevo impulso europeo en pro de la educación cívica se encuentra en el deterioro y la desafección por parte de la ciudadanía que está experimentando el sistema y la practica democrática y la necesidad de fortalecerlos, puesto que la democracia, en su sentido más profundo es sobre todo una conquista de civilización, fundada en los logros de los derechos civiles, políticos y sociales de ciudadanía que deben ser preservados en beneficio de todos y todas. Por ello los Estados tienen el deber de promover un cambio en la cultura cívica y política que debe surgir y desarrollarse desde la escuela y continuar en todos los niveles educativos.

En coherencia con las anteriores reflexiones, podemos concluir que:

1. Sigue siendo cada vez más necesario explicar a la juventud el significado de la ciudadanía responsable en una sociedad democrática, plural y cambiante. La educación para la ciudadanía es muchísimo más que una asignatura. Es el propósito en sentido profundo de la educación pública y obligatoria, y, como tal, debe impregnar todo el proyecto educativo, el currículum, la gobernanza y la vida democrática de las instituciones educativas, en el ámbito de la consecución de las competencias básicas social y ciudadana, y autonomía e iniciativa personal.
2. Lo peor que podría ocurrirle a nuestro sistema educativo, a nuestras comunidades educativas, a nuestra sociedad, es volver a verse envueltos, una vez más, en una poco ejemplar polémica doctrinaria, en otro nefasto combate agresivo, dogmático y estéril, que perturbe una vez más la paz social y de las aulas, sustituyendo al debate racional, cívico y democrático que corresponde realizar a quienes predican y proponen a los demás paradigmas de valores capaces de mejorar el comportamiento humano y la convivencia social.
3. Más que el nombre que tenga la asignatura en el futuro, nos interesa y preocupa especialmente el debate sobre valores y contenidos que deba tener la materia, así como la búsqueda de un consenso que consideramos imprescindible para pacificar definitivamente la querella abierta sobre el desarrollo curricular que cabe dar al articulo 27 de la Constitución – una pieza esencial del pacto que la dio consistencia y permanencia-,y una vez que el Tribunal Supremo asentó, con sus sentencias los limites que unos y otros hemos de observar a la hora de ordenar e impartir la Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos, o el nombre que se le de a la materia que la sustituya.

4. Creemos que nos encontramos en un momento muy oportuno para comenzar una reflexión constructiva, tanto sobre las cualidades y defectos y los avances que ha significado la implantación de la EpC, por la LOE, así como sobre el alcance que debería tener la asignatura de Educación Cívica y Constitucional con la que el nuevo Gobierno pretende sustituir aquella.

5. Los difíciles y costosos avances que entre todos conseguimos realizar a partir de cada esfuerzo reformador, en cuestiones tan delicadas y complejas, pero tan necesarias como la educación ético cívica, no pueden ser despreciados, ni tirados por la borda debido a impulsos de fundamentalismos morales o religiosos.
6. Sea cual sea el nombre que se le de a la asignatura, creemos imprescindible y fundamental seguir con el actual currículo, y en todo caso, mantener unos contenidos articulados alrededor de la enseñanza y el aprendizaje de seis ideas fundamentales: Dignidad y Derechos Humanos inalienables y los valores constitucionales; la igualdad entre hombres y mujeres, valorando y respetando la diferencia de sexos y la igualdad de derechos y oportunidades entre ellos; la cultura de la paz; el respeto a las diferencias, conociendo y comprendiendo las diversas opciones morales existentes y las diferencias entre las personas; la convivencia, tolerancia y la resolución pacífica de conflictos; la responsabilidad ciudadana: consumo responsable, educación vial, desarrollo sostenible, el papel social de los impuestos, etc.
7. Garantizar el tiempo necesario para su correcto aprendizaje, aumentando la carga lectiva horaria en las distintas etapas educativas y cursos académicos en los que se imparte la materia actualmente.

8. Impulsar la formación inicial y permanente de todo el profesorado en Educación para la Ciudadanía y específicamente la de los y las docentes responsables de esta materia.

9. Facilitar los recursos adecuados y la formación necesaria para que los centros educativos sean espacios de convivencia, de prácticas democráticas de participación social y de ejercicio del diálogo y del debate como formas racionales de superar los conflictos y las diferencias, de tal forma que la educación en los valores cívicos y de ciudadanía se conviertan en un ejercicio práctico que potencie y estimule la educación en los mismos.
10. La educación para la ciudadanía no debe reducirse al ámbito de la educación formal. Deberá jugar un papel fundamental en el aprendizaje a lo largo de toda la vida de los ciudadanos, de manera que adapten sus comportamientos a las nuevas situaciones sociales, culturales, económicas, etc., que la sociedad demande. La sociedad civil debe ser convocada para ampliar los escenarios de la educación para la ciudadanía, por su potencial educativo y por el cúmulo de “buenas” prácticas y experiencias que vienen desarrollando determinados colectivos. Las ONG, con el apoyo institucional preciso, y como espacios de participación cívica de todos y todas, juegan un papel clave y fundamental en la formación de educación para una ciudadanía activa.
11. Partiendo del modelo existente actualmente en España y en Europa, es necesario seguir promoviendo eficazmente la educación para la ciudadanía y los Derechos Humanos en todos los sistemas educativos europeos, mediante la enseñanza y aprendizaje de asignaturas específicas, así como de forma transversal, fomentando y apoyando las relaciones e intercambio de experiencias entre los y las profesionales dedicados a esta materia en todos los países europeos.
Con las aportaciones de los distintos ponentes y de las organizaciones y colectivos que han participado en estas IV Jornadas se elaborará una publicación y un Manifiesto, consensuado con todos los grupos, movimientos y organizaciones implicadas en la defensa de una educación ético cívica y para la ciudadanía, basada en los valores democráticos y constitucionales, y en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que permita articular un foro de diálogo y corresponsabilidad en el que, sin perder la personalidad y ámbito de actuación de cada una de ellas, camine para potenciar elementos nucleares comunes que fortalezcan la educación para la ciudadanía y el desarrollo de una sociedad democrática e igualitaria.

miércoles, 8 de febrero de 2012

Fobia a la Educación para la Ciudadanía



Aunque este artículo fue publicado hace algún tiempo por Ramiro Curieses Ruiz, presidente de la Liga Palentina de la Educación en el periódico CARRIÓN, parece conveniente rescatarlo en estos días, ante el nuevo ataque, este parece que definitivo si no lo evitamos los que creemos en la importancia de la educación en valores cívicos, contra la Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos


Fobia a la Educación para la Ciudadanía ¿qué se esconde detrás de esta postura?

Razones para el Debate

El artículo 27 de la Constitución regula todo lo concerniente a nuestra educación y en el punto 2 del mismo se dice que: “La educación tiene por objeto el pleno desarrollo de la personalidad y este desarrollo debe conseguirse en el respeto a los principios democráticos de convivencia y los derechos y libertades fundamentales”. Es por tanto un mandato constitucional el que el Estado a través de sus representantes legales, es decir, a través del gobierno elegido democráticamente, procure una formación y una educación en estos principios. Bastaría y sería suficiente esta razón para apoyar sin ningún tipo de cortapisa la nueva asignatura de Educación para la Ciudadanía, (y de ahora en adelante EpC) ya que todos los que nos consideramos demócratas aspiramos a un pleno desarrollo de nuestra personalidad en los principios considerados fundamentales para convivir y para conseguir cuotas de libertad lo más altas posibles.
Jornadas sobre EpC
Sevilla, 10 y 11 de febrero de 2012

La libertad, según expresa Antonio Fraguas, consiste en luchar todos los días por una sociedad más justa, más solidaria y más feliz. Esto puede parecernos una utopía, algo inalcanzable, un deseo de casi todos, algo irreal, deseado, pero no por ello imposible. Mientras haya un solo ser humano sin libertad, es probable que no lo seamos ninguno de nosotros. Esta es la segunda gran razón por la que uno apuesta por una asignatura (EpC), que se pretende introducir en el sistema educativo para formarnos en valores cívicos, es decir, en valores que nos hagan más libres y responsables. El concebir la libertad como algo pre-programado, como algo que viene en nuestro equipamiento biológico, es reducirla a su mínima expresión, de ahí que no comprenda como determinados grupos y sectores sociales, entre otros, la Conferencia Episcopal Española, (y de ahora en adelante CEE) pretenden hacer de la libertad algo tan manipulable y reductible que puede ser puesto en peligro por una asignatura de una hora de duración semanal. Estamos todos de acuerdo, que solo una concepción minimalista de lo que es la Libertad, o una gran capacidad y poder para el adoctrinamiento, puede ser conspiradora de arrebatar cotas de libertad a las personas.

Los seres humanos somos capaces de inhibir respuestas que el medio nos sugiere, es decir, somos capaces de sentir odio y no por ello maltratar a quien nos lo inspira, podemos sentir hambre y tener comida a nuestro alcance y no comer, o posponer la comida para más tarde, pues bien, esta es la primera gran dimensión de la libertad humana. Nosotros los humanos somos seres que nos hemos liberado de la dominación de los estímulos, de la tiranía del medio, puesto que estos no nos imponen un comportamiento, ya que uno puede elegir una de entre todas las posibilidades que se le ofrecen. Esto supone analizar, deliberar y por último elegir. Esta es la tercera gran razón para apoyar la asignatura de EpC, ya que entre sus contenidos figuran los que hacen referencia a libertad y responsabilidad, a la dimensión más importante de la Libertad, que no es otra que la de hacernos personas más responsables en nuestras decisiones. ¿Cómo es posible que una asignatura que tiene tan buen propósito no sea comprendida por la CEE? ¿No sería la Iglesia Católica la que debiera liderar un movimiento de Educación para la Ciudadanía y Derechos Humanos? ¿No será que quieren quedar excluidos de esta noble tarea por alguna razón que no conviene explicar a los fieles y que tiene que ver con seguir formando moralmente a las generaciones futuras desde una posición de privilegio y dogmática?

Entender que la impartición de la asignatura de EpC y los Derechos Humanos es una confrontación entre catolicismo y laicismo, es como equiparar la libertad al vuelo de las aves. La Democracia está, y si no es así debe ser una aspiración, por encima del relativismo moral que algunos creen que defiende. La Democracia debe conseguir ciudadanos libres, responsables, solidarios, respetuosos, tolerantes con lo diferente, defensores de la paz, comprometidos con los valores ambientales, participativos, sociales, etc. y todo ello a través de sus poderes públicos. Puede ser que formar personas en estos principios sea formarlos moralmente, pero estaríamos todos de acuerdo, o al menos los que nos consideramos sensatos, que sería una educación positiva, necesaria, deseable, precisa e inexcusable. Esta sería la cuarta gran razón para apostar por una asignatura que pretende educar en esos principios, tan necesarios como imprescindibles para nuestra sociedad democrática. Lo que uno ya no comprende ni comparte con la CEE, ni con determinados grupos políticos, entre ellos el PP, es que se quiera ver un peligro y un riesgo en esta asignatura. Entre otras razones, cuestionan la capacidad del Estado para establecer de forma obligatoria esta asignatura, porque a su juicio implica convicciones religiosas y morales que afectan a un derecho fundamental como es el de los padres a que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que está de acuerdo con sus propias convicciones. Según la CEE y el PP (interesante coincidencia), la asignatura contiene aspectos que interfieren negativamente y amenazan este derecho fundamental, y por ello, dan un paso, hasta ahora desconocido en nuestro sistema educativo, como es el de plantearse la objeción de conciencia para rechazar esta asignatura. Quizás algún día se pueda objetar también de otras disciplinas como la Biología, por ejemplo, por abordar el origen del hombre desde una perspectiva evolucionista y no reveladora como se recoge en la Biblia, o de la Física, por exponer el origen del mundo desde una explicación científica y no tal como aparece en el Génesis.

Quizás detrás de estas posturas se escondan posturas maniqueas, simplistas y dogmáticas, que lo que desean es administrar certezas y principios morales absolutos que deben ser asumidas por toda la sociedad, en ese caso, sean o no miembros de su iglesia o su doctrina ideológica.

Para mi, que soy un educador, existen razones democráticas de interés social, público, para que se imparta la asignatura de EpC, y me gustaría que también hubiera razones de tipo religiosas y confesionales para que así fuera, ya que educar en valores cívicos, en hacer a las personas más tolerantes, solidarias, responsables, libres, respetuosas, justas, etc., es un fin que desde ninguna ética debiéramos renunciar.

Hay determinados sectores sociales que piensan que la posibilidad que ofrece nuestro país de permitir el matrimonio entre personas del mismo sexo, el apoyo a la ideología de género, la ley de divorcio exprés, la ley del aborto, la producción de seres humanos con fines de investigación, la asignatura de EpC, por otra parte legítimamente aprobadas por nuestros representantes en el parlamento, no son más que el triunfo del ateísmo y del relativismo moral, fruto de una sociedad enferma y debilitada que necesita de nuevos salvadores para recuperar la senda perdida. Esta es la quinta gran razón para apuntalar la asignatura de EpC, y no es otra que la de procurar educar ciudadanos soberanos de su propia existencia, ciudadanos dignos que promuevan valores excelentes como la piedad y la compasión , ciudadanos que sepan interpretar los designios humanos y no divinos, ciudadanos que aunque no piensen y profesen las ideas que uno expone, sean reconocidos como personas de moralidad, ciudadanos que sean respetuosos con todas las personas, aunque no compartan sus opiniones, ciudadanos que sean capaces de respetar las leyes aprobadas por parlamentos legítimamente elegidos, ciudadanos libres de optar por aquello que consideren más humano para uno y para los demás, ciudadanos en definitiva con voluntad individual pero con razón y corazón social.

Creo que está suficientemente demostrado que el hombre es un ser social, el hombre es el único entre los animales que posee el don del lenguaje. Tenemos capacidad para diferenciar lo justo de lo injusto, lo legal de lo ilegal, pero es que además es nuestra comunidad, la sociedad, la que establece las cualidades morales que debemos poseer, ya que como indicaba, somos seres que vivimos en sociedad, y por tanto, esta deberá decir qué tipo de ciudadanos quiere formar para vivir en equilibrio y en armonía. Tengo claro que el hombre se está perfeccionando, creciendo, hasta su muerte, de ahí que considere que la EpC debiera ser una asignatura que no solo no ocupara una parte ridícula de nuestro curriculum escolar, sino que debiera impartirse como algo permanente, continuo, porque las sociedades cambian y hemos de adaptarnos a ellas si realmente queremos transformarlas para mejorarlas. Esta es la sexta gran razón para apoyar una asignatura que aunque no nos diga qué es el bien absoluto, la ley absoluta, si nos explique con claridad qué es lo inhumano y lo que no debiéramos permitir que ocurriera nunca. Se crece de verdad solo en un clima de libertad, democracia y cultura que haga a las personas más humanas, más ciudadanas en su sentido más amplio.

sábado, 28 de enero de 2012

Entrevista a Ramiro Curieses en El Norte de Castilla

EL NORTE DE CASTILLA
277017202
EL NORTE DE CASTILLA 27.12.2012 PILAR ROJO. PALENCIA.
Ramiro Curieses es orientador académico y actualmente dirige la Liga Palentina de la Educación, una oenegé de ámbito nacional que agrupa en la provincia a dieciséis profesionales vinculados al mundo de la docencia que dedican su tiempo a trabajar con colectivos desfavorecidos. El fomento de la escuela pública es su principal objetivo, y también trabajan en el apoyo a padres a través de la participación en diferentes centros. Ramiro Curieses acaba de ofrecer en el colegio Pan y Guindas una conferencia sobre la forma de mo¬tivar a los alumnos para estudiar.
- ¿Qué actividades llevan a cabo desde su oenegé y qué proyectos tienen a corto plazo?
- Trabajamos con sectores desfavorecidos y les intentamos apoyar. Trabajamos con inmigrantes, instaurándoles ciertos hábitos, pero también con otros colectivos y con familias. Además, ahora tenemos previsto un programa de trabajo con los jóvenes que versará sobre educación para la salud. De todas formas, nuestra oenegé está federada a una de ámbito nacional.
- ¿Qué herramientas hay para motivar realmente a un alumno para que estudie?
- Depende mucho del contexto. En el encuentro que nosotros hemos tenido en el colegio Pan y Guindas hemos hablado con padres. Y lo que hemos hecho es trasladarlos algunas herramientas y estrategias para motivar a los niños a estudiar. Creo que es fundamental que muestren interés por lo que el niño lleva a casa, por lo que ha hecho en el colegio cada día. Que se interesen también por sus trabajos, por sus conocimientos y por sus mejoras, que hablen con frecuencia con los tutores y que vean cómo está siendo su proceso vital. En definitiva, que el niño interprete que a sus padres les interesa de verdad lo que hace en la escuela.
- ¿Y qué consejos da si se dirige directamente a los alumnos?
- Desde mi experiencia como orientador, creo que hay varias cuestiones. Por un lado, está la autonomía, que sean responsables de todo lo que hacen. Hay que poner en situación al niño de lo que ocurre cuando progresa. Al alumno le desmotiva mucho lo que le exigen en la escuela y él no puede dar. Pero también le motiva el reconocimiento y la valoración. A los niños les ocurre como a los adultos, nos construimos por los éxitos y no por los fracasos. Yo no conozco a nadie a quien el éxito le resulte indiferente. Por eso hay que buscar la posibilidad y la fórmula de que el alumno resulte exitoso.
- Todo esto es precioso sobre el papel. ¿Pero de qué sirven realmente estos consejos en un momento en que los índices de fracaso escolar son alarmantes? ¿Qué está fallando?
- Los contenidos escolares están muy alejados de los intereses de los alumnos. La sociedad en veinte años ha dado un cambio tremendo, un avance a pasos agigantados. Sin embargo, la escuela está anclada en el espacio y en el tiempo de otra época. Hay una desconexión entre lo que le interesa al alumno y lo que se le da. En la época digital, se prohíbe el móvil, por ejemplo. Muchos alumnos ven en la escuela un mundo en el que no se ven, no conectan. Sus intereses y sus motivaciones van por otro lado. Si les colocáramos en un contexto en el que pudieran empezar a hacer lo que les guste, las cosas cambiarían mucho. Hay experiencias y metodología que demuestran avances en este sentido.
- ¿Por dónde empezaría usted este cambio en el sistema educativo?
- En mi opinión, el cambio debe ir centrado en dos indicadores. Por una parte, la metodología. Ahora mismo no tiene mucho sentido que unos alumnos de Secundaria estén sentados de frente al profesor durante seis horas y con unos niveles de atención que hoy en día no tienen sentido. Hay que cambiar la metodología. También hay que cambiar la evaluación, porque tiene un efecto demoledor en el alumno el suspenso, el no considerarle valido. La educación está para construir y no para destruir, eso es una máxima fundamental.

viernes, 20 de enero de 2012

El Ayuntamiento de Palencia y el CEJOS de la Liga Palentina

El Ayuntamiento de Palencia, en una reunión con el Consejo de la Juventud, su intención de colaborar con la Liga Española de la Educación-Liga Palentina en los programas de educación para la salud de los jóvenes, a través del CEJOS.



Los Centro Juveniles de Educación para la Salud (CEJOS) son un proyecto que la Liga Española viene desarrollando desde hace años, con financiación del Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad, con cargo al 0,7 % del IRPF destinado a gastos de interés social.
Los CEJOS son, por sus características estructurales y metodológicas, un recurso complementario a la red de servicios educativos y sanitarios existentes. Desde ellos, la Educación para la Salud, se propone como un proceso de formación, de responsabilidad de las personas con el fin de facilitar la adquisición de conocimientos, modificar actitudes y modificar hábitos básicos para la defensa y promoción de la salud individual y colectiva, entendiendo el concepto de salud desde un punto de vista bio-psico-social.
La finalidad de los CEJOS es, por tanto, la Prevención y la Promoción de la Salud de los/as jóvenes acercando los recursos no solo a la juventud sino también a los agentes sociales implicados en su educación: padres, madres, educadores/as y mediadores/as sociales aportando recursos formativos y de asesoramiento de una forma personal y confidencial con el objetivo de reducir las conductas de riesgo.
Las actividades, aunque dirigidas a la población en general, se llevarán a cabo, de manera prioritaria, con aquellos/as jóvenes y familias en riesgo de exclusión social o en situación más desfavorecida.

Leer la noticia en EL NORTE DE CASTILLA